¿CÓMO FUNCIONA?

2 Recibe un precio personalizado en menos de 24 horas.
3 Acepta el encargo, accede a un espacio colaborativo con tu profesor asignado y APRUEBA.

Si sigues teniendo problemas, escríbenos a info@apruebatodo.com. Gracias!

¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Cómo cumplir los plazos de entrega de tu TFG / TFM

por / miércoles, 02 septiembre 2020 / Publicado en Sin categoría

A veces, el Trabajo de Fin de Grado o de Fin de Máster se nos atraganta, y parece que no llegará nunca el día de entrega, o que llegará demasiado rápido y no estaremos preparados. ¿Qué podemos hacer para poder ir “al día” y cumplir los plazos de entrega estipulados? No existen fórmulas mágicas, pero después de haber realizado muchos, ¡desde Aprueba Todo creemos que podemos darte algunos consejos para que lo hagas perfectamente!

 

1. Lee con atención qué te piden en cada entrega

En muchos grados y universidades los profesores suelen partir la entrega del TFG en distintos plazos. Por ejemplo, la primera entrega es un borrador del Marco Teórico, y en la segunda te piden que les redactes la Metodología.

 

Escucha atentamente qué te están pidiendo y no te agobies antes de tiempo. Imagina que tu tutor te ha pedido que le entregues la metodología primero. ¿Para qué invertir horas y horas en investigación del Marco Teórico? Eso solo hará que te retrases en la entrega en cuestión, y que el tutor tenga la sensación contraria a la realidad: que no te estás esforzando porque no estás cumpliendo el plazo. Así pues, confía en lo que te están pidiendo: no lo hacen para fastidiar sino para guiarte lo mejor posible.

 

Sin embargo, en ocasiones puede ser que el esquema marcado no se adapte al formato específico de tu TFG, como por ejemplo que tu metodología y marco teórico estén estrechamente ligados. En estos casos coméntalo con tu profesor o profesora y plantéales la situación; quizá, en vez de solicitarte un apartado concreto te dará libertad para que le entregues un primer borrador general, y en cualquier caso estarás demostrando proactividad e interés por el trabajo.

 

2. Los pequeños objetivos son la clave

No podemos poner suficiente énfasis en este punto: la planificación es clave cuando estás redactando un TFG o TFM. Hemos visto miles de trabajos finales, y la mayor parte de fracasos los hemos visto en estudiantes que no se han planificado con suficiente antelación o lo han dejado todo para el último minuto.

 

No hace falta que te marques grandes objetivos, sino más bien que te decantes por pequeñas metas. Por ejemplo, cuando te acepten el tema del trabajo en agosto puedes empezar con una planificación general como esta:

 

  • Setiembre: Investigación Marco Teórico (Búsqueda de lecturas, lectura de ensayos, reuniones con el tutor, etc.)
  • Octubre: Investigación MT + Investigación Metodología
  • Noviembre: Realización Investigación
  • Diciembre: Realización Investigación
  • Enero: Realización Investigación e Inicio Redacción Marco Teórico
  • Febrero: Redacción MT + Metodología
  • Marzo: Redacción MT + Metodología
  • Abril: Redacción Resultados
  • Mayo: Redacción Conclusiones, Búsqueda Bibliografía e Inicio Preparación Presentación
  • Junio: Retoques finales y Preparación Presentación

 

¡Eso sí! Que esta primera planificación sea general no significa que no sea importante; dentro de lo posible, comprométete a realizarla. Conforme vayas concretando tu temática y avances en la investigación, puedes ser más concreto en tus objetivos. Así pues, mira estos dos ejemplos de planificación específica del mes de setiembre y marzo:

 

SETIEMBRE: INVESTIGACIÓN MARCO TEÓRICO
L M X J V S D
Reunión con el tutor **preguntar lecturas y buscarlas Lectura “Y” Lectura “Z” Pasar a limpio las notas de las lecturas LIBRE Analizar lecturas y extraer conclusiones
Lectura Libro “H” —- ——-

 

—- Pasar a limpio las notas de las lecturas LIBRE

 

Analizar lecturas y extraer conclusiones Lectura Libro “A” —- —- **Tengo que haber acabado de leer el capítulo 5 del libro LIBRE Analizar lecturas y extraer conclusiones
Lectura Libro “A” —- —- —- **Tengo que haber acabado de leer el libro Pasar a limpio las notas de las lecturas Analizar lecturas y extraer conclusiones

 

 

MARZO: REDACCIÓN MARCO TEÓRICO Y METODOLOGÍA
L M X J V S D
Relectura notas de lecturas del MT Hacer estructura del MT Empezar a redactar apartado 1 —- —- ——
**Apartado 1 tiene que estar acabado LIBRE Empezar a redactar apartado 2 —- **Apartado 2 tiene que estar acabado LIBRE
Empezar a redactar apartado 3 —- —- —- **Apartado 3 tiene que estar acabado Relectura y corrección LIBRE
Empezar a redactar metodología —- —- —- **Metodología tiene que estar acabada

 

Como ves, hemos dividido el trabajo en pequeños plazos fáciles de cumplir, con lo cual los objetivos te serán mucho más sencillos. Ya no tienes que leer 4 libros en una semana, sino unas pequeñas páginas cada día.

 

Parece mentira, pero tener un calendario estipulado, un orden, te hará ser mucho más eficiente en la elaboración de los trabajos de final de grado y fin de máster y, por tanto, cumplirás mucho mejor los plazos. Además, al tener los días de descanso marcados los disfrutarás mucho más sabiendo que no estás procrastinando, ¡te lo has ganado!

 

En conclusión, invierte almenos una tarde en diseñar el calendario general al principio del TFG, y una tarde cada mes en escribir qué quieres hacer cada día (es mejor que cuentes que no tienes los días enteros, sino solo las mañanas o las tardes. Eso evitará que te satures de trabajo y tendrás más tiempo libre. Sé honesto contigo mismo y no escribas más de lo que puedes abarcar (una o dos horas al día, si empiezas con tiempo de margen, suele ser más que suficiente): eso solo te hará estar frustrado cuando no consigas el objetivo. Es mejor que te propongas objetivos asumibles en el tiempo para que, cada vez que los cumplas, ¡sientas que lo estás haciendo genial!

 

3. Pero no te fustigues si en una ocasión no lo puedes cumplir

Una planificación es precisamente eso: una idea. No sabemos cuál será nuestra situación dentro de una, dos o tres semanas, así que los plannings pueden sufrir cambios inesperados. No te agobies si ves que un día no llegas, ¡inclúyelo en el trabajo del día siguiente! En el calendario incluye días de descanso que puedes mover tanto como quieras, ¡úsalos!

 

Evita, eso sí, dejar trabajo acumulado para el último día de la semana o del mes; en otras palabras, recupera el tiempo perdido lo antes posible (a poder ser al día siguiente) para no hacer nudos de trabajo muy difíciles de deshacer.

 

4. Ves siempre con una semana de adelanto

¿Cuál es el plazo que te han marcado? ¿Lo tienes claro? Bien, pues ahora planifícate para acabarlo una semana antes.

 

Como hemos dicho en el punto anterior nunca sabes qué puede pasar, y a veces incluso la mejor de las planificaciones puede fallar si hay algún imprevisto. Así pues, oblígate a acabar el trabajo  o el borrador una semana antes (no es mucho trabajo si, como decíamos, le dedicas solo una horita al día desde que tienes asignada la temática). No te habrás dado cuenta y ya lo tendrás acabado; imagina, ¡verás a tus compañeros, que lo han dejado para el último momento, estar sufriendo mientras tu te tomas algo en el bar!

 

5. ¿La bibliografía? ¡Una preocupación de tu yo del futuro!

Un error común que suelen hacer los alumnos es querer tener la bibliografía lista desde el inicio del trabajo. ¡No es importante! Realizar la citación suele conllevar bastantes horas, y cuando redactas el trabajo es un engorro tener que parar de escribir para buscar la citación. Además, quizá luego acabas borrando esa parte del trabajo, con lo que el tiempo invertido será inútil.

 

Siempre que estés redactando el TFG o TFM y cites a un autor márcalo de forma rápida y sencilla, para luego poder encontrarlo, y sigue escribiendo.  Por ejemplo:

 

“……. Las bibliografías siempre se tienen que hacer las últimas (CITA!!!!!). Por este motivo es importante que ….”

 

Incluye el nombre del autor y el año si te lo sabes de memoria, pero habitualmente es mucho mejor que incluyas un comentario resaltado (Drive o Pages son tus mejores amigos, aquí lo hemos marcado con el subrayado amarillo) y que, en ese comentario, pongas el link al texto al que haces referencia y sigas con la redacción de tu trabajo.

 

De esta forma no estarás perdiendo tiempo, serás mucho más productivo y solo tendrás que realizar el citado del trabajo en una tarde, cuando ya estés seguro que el texto es el definitivo.

 

6. Deja el maquetado y los gráficos para el final

Otro consejo obvio que a veces olvidamos. El texto de tu trabajo va por un lado, y los gráficos, imágenes y otro material de apoyo va por otro. Si tienes que parar a escribir cada vez que quieres incluir una foto no únicamente irás más lento, sino que  además te desmotivarás porque verás que no has escrito tantas páginas o palabras como querías.

 

Así pues, es mucho más efectivo guardar todo un día (o varios, dependiendo del trabajo que realices), en la etapa final, para colocar las imágenes y gráficos que consideres necesarios. Recuerda marcarlos igual que has marcado las citas, con comentarios añadidos y referencias para que recuerdes qué debes colocar después, como por ejemplo:

 

“Como vemos en la imagen 1 (en el comentario: foto de la Mona Lisa de DaVinci) DaVinci se caracterizó por …..”

 

Como ves, la planificación y la eficiencia en la redacción de contenidos son la clave para conseguir cumplir los plazos del TFG y TFM. Sabemos que será difícil, pero con un poquito de trabajo diario irás mucho más tranquilo y tu trabajo será mucho más sólido. Solo nos queda desearte muy buena suerte, ¡seguro que lo haces de 10!

SUBIR