¿CÓMO FUNCIONA?

2 Recibe un precio personalizado en menos de 24 horas.
3 Acepta el encargo, accede a un espacio colaborativo con tu profesor asignado y APRUEBA.

Si sigues teniendo problemas, escríbenos a info@apruebatodo.com. Gracias!

¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Cómo Evitar el Plagio en Trabajos Universitarios: Guía Completa

por / jueves, 09 noviembre 2023 / Publicado en Consejos, Metodología, TFG
Estudiante sentada revisando el plagio en su trabajo universitario

Según el Diccionario de la Real Academia Española, plagiar es “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”. O, lo que es lo mismo, utilizar las ideas o las palabras de otra persona sin citar adecuadamente al autor original y atribuyéndonos la autoría.

El plagio está especialmente penalizado en los trabajos universitarios. Las sanciones, que cada institución recoge en su particular reglamento, no se limitan al evidente suspenso. No respetar los derechos de autor puede acarrear, por ejemplo, la suspensión temporal o definitiva de la carrera. Plagiar en tesis o en Trabajos de Fin de Grado, puede llevar a la retirada del título universitario, incluso años después de haberlo obtenido.

En cualquiera de los casos, ser acusado de fusilar textos ajenos, resulta algo muy negativo para el futuro académico del estudiante, así que mejor evitarlo y no correr riesgos. Máxime cuando, hoy en día, prácticamente todas las universidades cuentan con sistemas antiplagio con los que los docentes pueden chequear el nivel de coincidencia con los trabajos recopilados por otras universidades y con artículos, manuales y otro tipo de documentos subidos a la red.

Teniendo claro ya que no conviene sucumbir al “copia y pega”, en ocasiones un estudiante puede incurrir en un plagio involuntario (también conocido como accidentado) por desconocimiento de las reglas que rigen la protección de los derechos de autor. Por ejemplo, esto sucede cuando se reformula inadecuadamente lo ya ha expresado por otra persona, cuando se refleja una cita sin mencionar su autoría  ni su fuente (plagio translinguístico), o cuando reinterpretamos de manera errónea un trabajo ya publicado. Y, ojo, también se considera plagio (autoplagio) cuando un estudiante utiliza un trabajo previo propio sin la autorización de los profesores implicados como directores o correctores.

Con esta guía vamos a ayudarte a que tengas la certeza de que los trabajos que presentes sean originales.


UTILIZA CORRECTAMENTE LAS FUENTES

En muchas ocasiones, el plagio obedece a una mala organización de las fuentes. Debes referenciar aquellas de las que se ha obtenido la información que, además, tienen que constar en la bibliografía completa que se incorpora al final del trabajo. También resulta imprescindible respetar el estilo de cita indicado por el profesor (formatos Harvard, Vancouver, APA, Chicago Style…). Conviene no olvidar que no se puede pasar de una norma a otra en un mismo documento, debes usar la misma para un mismo trabajo.

Mala práctica: Incorporar referencias en la bibliografía sin que las hayas consultado y citado correctamente en el cuerpo del trabajo.


CITA ADECUADAMENTE

Si en el trabajo universitario vas a incluir citas literales, esas frases o párrafos deben ir entre comillas, en cursiva o con una tipografía que las distinga claramente. Para ello, también puedes recurrir a los párrafos independientes o al uso de tabulaciones. Además, se debe acreditar fehacientemente su autoría  y la fuente de la que proviene a través de la correspondiente referencia en la bibliografía.

Recuerda que puedes utilizar las palabras de un autor. Sin embargo:  

  • Su uso debe estar justificado.
  • Su extensión debe ser lo más breve posible.
  • Deberás acompañar la cita de una explicación o de una interpretación de la misma.

Mala práctica: Limitarse a la utilización de citas obtenidas en páginas de internet sin incorporar las provenientes de la literatura académica y científica relativas a la materia a estudio.


CUIDADO CON LA CITACIÓN EN CASCADA

En ocasiones utilizamos citas en las que el autor (fuente primaria) cita a un segundo autor (fuente secundaria). Es lo que se denomina “citación en cascada”. Se trata de una técnica que permite respaldar una idea con, al menos, dos autores que también la compartieron. También resulta útil para refutar o impugnar un determinado argumento, cotejando posturas contrapuestas. En cualquier caso, su utilización denota interés investigador por parte del estudiante universitario y es especialmente valorada por los profesores encargados de corregir textos académicos. Pero conviene recordar que hay que referenciar la fuente primaria (en el texto original) y la fuente secundaria (en la bibliografía).


REINTERPRETA

En un trabajo académico es posible utilizar las ideas de un tercero, lo que evidenciará un esfuerzo investigador y acreditará que el alumno ha alcanzado conocimientos suficientes sobre un tema. Ahora bien, para evitar que el parafraseo se convierta en plagio es necesario citar la autoría y la fuente y debe reinterpretarse el texto para expresarlo con tus propias palabras. Eso no significa que baste con cambiar palabras para sustituirlas por sinónimos o modificar ligeramente la estructura de las oraciones o los tiempos verbales.  Se trata de leer el texto original y comprenderlo para, después, sintetizar la información.


ACLARA LAS TRADUCCIONES

Cuando te resulte necesario recurrir a un texto que no se encuentra en el idioma en que vas a presentar tu trabajo, es necesario, además de indicar la referencia, subrayar que se trata de un texto traducido del original.


APORTA VALOR

Un trabajo universitario no puede ser un simple compendio de citas y referencias bibliográficas.  No será una investigación en toda regla si no combinas los conocimientos de los que has bebido con tus propias aportaciones. Por ello, es importante dar la importancia que se merece al apartado de conclusiones.


TÓMATE TU TIEMPO

La mayoría de los plagios involuntarios se producen por las prisas del estudiante a la hora de organizar y citar adecuadamente las fuentes. Es necesario que dediques atención a validarlas y a reflejarlas con respeto a la norma indicada en las pautas marcadas por el profesor.  


USA UN SOFTWARE

Los programas antiplagio contrastan un determinado texto con diferentes bases de datos para buscar coincidencias. Después, generan un informe en el que consta tanto el porcentaje de similitudes como las propias fuentes que han sido objeto de plagio.  Esta herramienta puede jugar a tu favor si quieres tener la tranquilidad de que tu trabajo no va a infringir las leyes que protegen la propiedad intelectual. Y es que es posible suscribirse a algunos de estos programas y comprobar, antes de su envío al profesor, que el trabajo cumple con las normas de integridad académica. 

SOLICITA HOY MISMO AYUDA PARA HACER TUS TRABAJOS UNIVERSITARIOS

Consigue tu presupuesto en pocas horas y descubre cómo puedes ahorrar tiempo y preocupaciones con nuestra ayuda

RECIBIR PRESUPUESTO PARA ENCARGAR TUS TRABAJOS UNIVERSITARIOS
SUBIR