¿CÓMO FUNCIONA?

2 Recibe un precio personalizado en menos de 24 horas.
3 Acepta el encargo, accede a un espacio colaborativo con tu profesor asignado y APRUEBA.

Si sigues teniendo problemas, escríbenos a info@apruebatodo.com. Gracias!

¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Cómo realizar con éxito tu TFG

por / Viernes, 06 julio 2018 / Publicado en TFG
alumna estudiando examen

Son incontables las páginas web y los blogs que ofrecen consejos para realizar el Trabajo de Fin de Grado (TFG) con éxito. La mayoría coinciden en que lo más importante es la elección del tema. Si vas a dedicar un número considerable de horas leyendo y escribiendo sobre una investigación, será mejor que elijas un tema de tu máximo interés, algo que realmente te motive y por lo que estés dispuesto a sacrificar tus horas de ocio.

1. Elegir el tema (y el tutor)

Lo fundamental es que sientas un vínculo personal con el objeto de estudio: tómate un tiempo para detectar cuáles son tus intereses y en qué áreas de tu carrera has destacado más, tanto por la calidad de tus notas y de tus trabajos como por el entusiasmo puesto a la hora de afrontar las tareas que te llevaron al éxito. Hablar con tus compañeros y/o con tus profesores puede ser útil para alcanzar la perspectiva adecuada a la hora de identificar tus intereses, que a menudo no se hacen notar con facilidad.

El TFG debe ser la culminación de tres años de estudios, así que la recomendación que te hacemos desde Apruebatodo es que, para decidir el tema de tu TFG, reflexiones sobre el recorrido que has realizado en esos tres cursos académicos. Este proceso de toma de perspectiva te orientará sobre los pasos a seguir para su culminación.

Además del interés personal, el tema debe cumplir otra serie de características para alcanzar el éxito en tu trabajo: en primer lugar, debe ser un tema relevante en el campo de estudio de tu carrera, ya que la investigación debe amoldarse a ciertos criterios de actualidad y relevancia. No obstante, cuando inicies el proceso de búsqueda de bibliografía y realices las primeras lecturas, podrás ir acotando mejor el tema de tu investigación ya que, como comenta Umberto Eco, “una tesis demasiado panorámica constituye siempre un acto de soberbia”. “Cuanto más se restringe el campo mejor se trabaja y se va más seguro (…) es mejor que la tesis se asemeje más a un ensayo que a una historia o una enciclopedia”, aconseja el autor.

Foto-de-Clamenda-bajo-licencia-Creative-Commons-1

Foto: Clamenda (CC).

En segundo lugar, tienes que averiguar, en el curso de tus lecturas, cuánto se ha escrito sobre la temática elegida. Las propias lecturas que vayas haciendo, junto con tu vínculo personal hacia el tema en cuestión, harán de guía y marcarán el camino de tu investigación. Para lograr un enfoque singular en tu investigación son importantes, además de la lectura exhaustiva de bibliografía y del interés personal, una relación fluida con el tutor de tu TFG, por lo que debes ser cuidadoso a la hora de elegirlo: busca a aquel profesor o profesora que, además de ser un experto en la temática elegida, muestre disposición a trabajar contigo y a proporcionarte apoyo cuando te sientas desorientado o sobrepasado por la cantidad de información a gestionar.

2. Concretar los objetivos del TFG

Además, una vez elegidos el tema y la orientación o línea de investigación a seguir, tendrás que decidir el diseño de la misma, las hipótesis que someterás a comprobación y la metodología que vas a desarrollar para someter a prueba dichas hipótesis o preguntas de investigación. Desde Apruebatodo te recomendamos que no pongas el énfasis en el resultado esperado, sino que, por el contrario, te dejes sorprender por tu propia investigación. Será ella la que vaya imponiendo las preguntas a plantear conforme vayas avanzando en tu recorrido. Para conseguir este efecto de exploración, lo ideal es comenzar por hacer preguntas de corte más general y abarcativo para, posteriormente, ir acotando hipótesis mucho más concretas, siendo ya éstas el resultado de tus primeras lecturas, anotaciones y reflexiones personales sobre las mismas.

Como en cualquier proceso creativo, y una investigación académica también lo es, hay que dejar un cierto espacio a la incertidumbre, ya que si tenemos claro desde el principio el resultado final de nuestra investigación significa que nos estamos haciendo trampas al solitario, así que, ¡déjate sorprender!

3. Organizar el material, conocer la normativa

Pero, ¿cómo organizar la bibliografía, los apuntes y anotaciones? Y, sobre todo, ¿cómo dar forma al trabajo en sí? Muchos profesores y tutores con experiencia recomiendan el uso de gestores bibliográficos gratuitos, tales como Mendeley o Zotero, así como otros de pago que, como estudiante, puedes usar porque tu universidad posee  una licencia de uso. Se trata de herramientas que organizan las referencias bibliográficas que vas utilizando en tu TFG. Respecto a los portales adecuados de búsqueda bibliográfica, debes priorizar repositorios de publicaciones científicas. La mayoría de universidades españolas poseen uno o lo comparten con otras. Entre estos repositorios compartidos destacan el TDR (Tesis Doctorales en Red) o el portal Dialnet, que pertenece a la Universidad de La Rioja. Asimismo, te puede resultar muy útil la consulta de revistas especializadas en tu área académica.

Foto-de-Clamenda-bajo-licencia-Creative-Commons-3

Foto: Clamenda (CC)

En cuanto a la organización del TFG, desde Apruebatodo te animamos a que realices resúmenes, esquemas y mapas conceptuales de los libros y artículos que vayas leyendo, pudiéndolos organizar y almacenar a tu gusto, ya sea en papel o en gestores de anotaciones como Evernote. Lo fundamental es que dichos apuntes, notas, esquemas, etc. te proporcionen una imagen global de tu trabajo y una hoja de ruta para conocer los siguientes pasos a dar.

Por otro lado, cada universidad y, en ocasiones, cada facultad posee una normativa específica en cuanto a los criterios de realización del TFG. Dichos criterios afectan a la extensión, a la modalidad de TFG (más de corte teórico o de realización práctica), así como a detalles como tipo de letra, interlineado, puntos que debe recoger el trabajo,… Debes estar al tanto de la normativa específica de tu universidad para la correcta adecuación de tu TFG a los criterios impuestos por ella. Esta es la parte más tediosa del trabajo, ya que no hay posibilidad de saltarse ninguno de los aspectos señalados por la normativa, y nos puede invadir una extraña sensación de estar supeditados a unas normas sobre las que no se nos ofrecen ulteriores aclaraciones.

4. La redacción del TFG

Antes de ponerte a escribir propiamente el trabajo, desde Apruebatodo te recomendamos que vayas adjuntando tus notas y esquemas en cada uno de los puntos del trabajo, según el índice que te proporcione tu universidad o facultad. De este modo tu TFG irá tomando cuerpo casi sin darte cuenta.

Una vez realizados estos pasos previos, llega la hora de la verdad: la redacción del trabajo. Este es el punto más delicado de todo el proceso. Hasta ahora habías hecho trabajos y ejercicios que podían ocupar de tres a cinco páginas. Un TFG, por su parte, puede oscilar entre las 30 y las 50 páginas de extensión, incluso más. Es muy probable que pienses que no vas a poder realizar un trabajo de redacción tan extenso, o que sientas que el volumen de páginas a redactar sobrepasa tus capacidades. Pero te equivocas. Si has cumplido bien con los pasos anteriores, ya tienes el esquema básico de lo que va a ser tu TFG. Redactar no debería ser un problema. Desde Apruebatodo te queremos ofrecer algunos consejos para que la redacción de tu trabajo finalice con éxito.

Para empezar, utiliza correctamente las citaciones, ya que si no lo haces corres el riesgo de que se te acuse de plagio, pudiendo incluso perder la opción de obtener tu graduado. No te arriesgues, ya que puedes estar tirando por la borda tres años de estudios. Cada universidad exige un estilo de citación, tales como APA, Harvard, Chicago, etc. Debes conocer al dedillo la normativa en cuestión, y usarla cada vez que cites palabras o uses ideas de otros autores. De esta forma evitarás el plagio y, además, podrás apoyarte en otros autores para sostener tus propias ideas, estableciendo un diálogo crítico y fructífero con ellos.

Por otro lado, repasa las normas ortográficas y gramaticales, así como el uso de las comas y otros signos de puntuación, y el uso de conectores para dar a tu texto fluidez, coherencia y cohesión interna. Un mal uso de estos aspectos puede convertir un texto en ilegible. Si no te fías de tu habilidad a la hora de redactar, siempre puedes contratar un servicio de corrección ortográfica, gramatical y estilística para que tu TFG resulte claro y diáfano en su lectura. Desde Apruebatodo te animamos a hacerlo, ya que una redacción correcta suele procurar un incremento notable en la puntuación final.

group of graduation students in the park looking happy

Grupo de estudiantes recién graduados

5. Defensa pública de tu trabajo

Para finalizar, como alumno deberás defender tu trabajo ante un tribunal, formado por dos profesores y con la presencia de tu tutor y del público que decida asistir al evento, normalmente amigos, compañeros y familiares. Se trata de una breve exposición de las ideas principales de tu investigación. Para ello te resultarán de mucha utilidad los esquemas y apuntes que realizaste como preparación previa. Realiza un PowerPoint con los conceptos fundamentales y el mapa conceptual del trabajo, y redacta un pequeño guion con lo que vas a decir en cada diapositiva. Tómate una tila, respira profundamente y habla despacio y con seguridad. Al fin y al cabo, las horas de dedicación a la realización del trabajo te convertirán en su mayor conocedor y en su óptimo defensor.

¡Ánimo y mucha suerte!

 

 

 

SUBIR